El pueblo de Quintanar de la Orden aparece citado, de manera indirecta, en dos ocasiones en el Quijote: en el capítulo 4 de la primera parte, cuando el niño Andrés habla de Juan Haldudo, su amo, que le está azotando: el vecino del Quintanar; y en el último capítulo de la segunda parte, cuando el bachiller Sansón Carrasco quiere animar a don Quijote, y le comenta que ha comprado dos perros, Butrón y Barcino, a un ganadero del Quintanar.

En el Persiles, a la peregrinación de sus protagonistas, se incorpora muy pronto Antonio de Villaseñor «el bárbaro», hidalgo de Quintanar que huyó de su patria muy joven por un grave altercado con otro vecino. Tras mil aventuras el joven llegó al norte y con Ricla, una bárbara, tuvo dos hijos. La familia de Antonio al completo se suma al viaje de los dos peregrinos enamorados y en el tercer libro, camino de Levante, deciden desviar su ruta para pasar por Quintanar. Bajo una identidad oculta entran en la localidad al atardecer y se produce el emocionante reencuentro de Antonio con sus ancianos padres.

Las diferentes referencias a Quintanar de la Orden y su comarca, tanto en el Quijote como en el Persiles, han hecho que exista un cervantismo histórico vinculado a la localidad toledana.

Descubre lugares vinculados a la vida y obra de Cervantes en nuestra Red de ciudades cervantinas.

 

 

Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Live
  • MSN Reporter
  • Ping.fm

Comentarios

Nombre (required)

Email (required)

Web

Dejanos tu comentario

Uso de cookies

En el presente sitio Web utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia durante tu navegación. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información acerca de nuestra Política de Cookies aquí.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies