Otras noticias

zuritaUAEl poeta chileno Raúl Zurita (Santiago de Chile, 1950) recibirá próximamente el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad Técnica Federico Santa María, donde fue estudiante de Ingeniería en Estructuras entre 1967 y 1973.

El acuerdo del Consejo Académico de la citada Universidad indica que se aprueba por unanimidad “proponer al Consejo Superior el otorgamiento del grado honorífico de Doctor Honoris Causa de la Universidad al poeta nacional Sr. Raúl Zurita Canessa, en mérito a su trayectoria literaria en el ámbito nacional e internacional, cuya obra ha sido editada en múltiples lenguas y países; a los premios, honores y distinciones recibidos y en consideración además a su vinculación original con esta Casa de Estudios Superiores que constituye un aporte a la formación integral de sus alumnos como personas y profesionales”.

Zurita, una de las voces más originales y auténticas de la poesía contemporánea, ha sido reconocido con distinciones tan prestigiosas como el Premio Pablo Neruda (1988), el Premio Nacional de Literatura de su país (2000), el Premio José Lezama Lima (2006) o el Premio de la Crítica de Chile 2012.

Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante, su producción poética se compone de varias decenas de libros que vinculan como temas principales la naturaleza chilena y la memoria histórica. Entre sus títulos más destacados se encuentran Purgatorio (1979), El paraíso está vacío (1984), El amor de Chile (1987), Canto de los ríos que se aman (1997), Poemas militantes (2000), INRI (2003), Los países muertos (2006) y Zurita (2011). En el género ensayístico ha publicado Literatura, lenguaje y sociedad (1983), Sobre el amor, el sufrimiento y el nuevo milenio (2000), Los poemas muertos (2006) y zurita x 60: textos críticos sobre su obra y su ensayo «Los Poemas Muertos» (2011). Junto a estas obras, ha llevado a cabo otras acciones poéticas de indudable impacto, como la escritura de su poema “La vida nueva” con el humo lanzado por varias avionetas que surcaban el cielo de Nueva York (1982) o esculpir en el desierto de Atacama con retroexcavadoras la frase “Ni pena ni miedo” (1993), con la que simbolizaba la actitud que había mantenido ante la dictadura que vivió Chile (1973-1990).

Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Live
  • MSN Reporter
  • Ping.fm

Comentarios

1 comentario

  1. Nancy Sanchez Padilla on abril 20, 2015 20:36

    Sin lugar a dudas, una trayectoria espectacular. En ‘Canto a su amor desaparecido’ me fascina el modo de plasmar sus ideas, en un poema tan nostálgico.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Web

Dejanos tu comentario

 

Uso de cookies

En el presente sitio Web utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia durante tu navegación. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información acerca de nuestra Política de Cookies aquí.plugin cookies

ACEPTAR