Biblioteca Otras noticias

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes ha inaugurado hoy un portal dedicado a los hermanos Lupercio (1559-1613) y Bartolomé (1561-1631) Leonardo de Argensola, autores destacados de la lírica y el teatro del siglo XVI que fueron alabados por Cervantes en La Galatea.

Lupercio Leonardo de Argensola fue uno de los iniciadores del teatro clásico español, adscrito a la escuela renacentista de fines del XVI. Escribió en su juventud sus dos tragedias conservadas: Isabela y Alejandra. Sus obras poéticas fueron recopiladas junto con las de su hermano y publicadas en 1634 con el título Rimas de Lupercio y del doctor Bartolomé Leonardo de Argensola. Este último compuso también canciones, epigramas, sátiras y epístolas, y tradujo salmos y odas de Horacio.

Poetas, historiógrafos y moralistas, los Argensola emplearon un estilo clasicista caracterizado por ser claro y conciso. Ambos cultivaron la idea de que la creación artística se basa fundamentalmente en la imitación de los clásicos antiguos y de los escritores renacentistas del Primer Siglo de Oro, como Garcilaso de la Vega.

La sección que la Cervantes dedica a los hermanos Argensola, dirigida por Lia Schwartz (The City University of New York) e Isabel Pérez Cuenca (Universidad CEU San Pablo), recoge la producción literaria, las biografías de ambos autores y un catálogo de estudios que abordan, desde diferentes puntos de vista, su legado. El espacio se completa con un apartado de imágenes que ofrece retratos, manuscritos e ilustraciones de libros.

Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Live
  • MSN Reporter
  • Ping.fm

Comentarios

1 comentario

  1. Mariano de la Banda Alcázar on julio 28, 2011 19:01

    Por cierto: según mis lecturas, Miguel de Cervantes, que ahora acoge “virtualmente” a los hermanos Leonardo de Argensola, quiso remediar en cierta época de su vida sus problemas económicos pidiéndole a don Lupercio -espero no confundirme de hermano- que le admitiera en la famosa ACADEMIA ESPAÑOLA de Roma, que por entonces dirigía, como siglos después hiciera el gran Valle-Inclán. Pero no lo consiguió y hubo de remediar sus males en lo posible con sus Quijotes y demás obras.
    Eso sí: como nacido en el Real Sitio de Aranjuez, siempre agradeceré a don Lupercio los versos que dedicó a mi tierra y que he usado en diversos pregones de fiestas.
    Cordialmente: Mariano de la Banda.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Web

Dejanos tu comentario

 

Uso de cookies

En el presente sitio Web utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia durante tu navegación. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información acerca de nuestra Política de Cookies aquí.plugin cookies

ACEPTAR