Biblioteca

Claudio saliendo de la barbería de la plaza de TemblequeEl poeta, académico y profesor universitario Claudio Rodríguez (Zamora, 1934-Madrid, 1999), Premio Príncipe de Asturias de las Letras y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, publicó apenas cinco obras (Don de la ebriedad, Conjuros, Alianza y condena, El vuelo de la celebración y Casi una leyenda) que lo convirtieron en un clásico, referente imprescindible en la evolución de la poesía española del siglo XX. Con el primero de ellos, el mencionado Don de la ebriedad, obtuvo el Premio Adonais en 1953, cuando apenas contaba dieciocho años, sorprendiendo a poetas y críticos por su genial precocidad creativa. Una década más tarde fue incluido en la antología Poesía última, de Francisco Ribes, donde también aparecían poemas de Eladio Cabañero, Ángel González, José Ángel Valente y Carlos Sahagún, autores que conformaron junto a Rodríguez el grupo poético conocido como Generación de los 50.

En palabras de Fernando Yubero Ferrero (Universidad Autónoma de Madrid), director del espacio que la Cervantes dedica a Claudio Rodríguez, el zamorano es “uno de los poetas más inspirados, puros y originales” de nuestra literatura. Nuestro portal ofrece una amplia selección de sus textos, además de una bibliografía sobre el autor, imágenes y documentos audiovisuales.

Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Live
  • MSN Reporter
  • Ping.fm

Comentarios

1 comentario

  1. Claudio Valderrama García on agosto 22, 2016 0:30

    Conocí a Claudio Rodríguez en el café Gijón, de Madrid, en el año 1980. Me lo señaló el vendedor de tabaco y me dirigí a él con una especie de libreta en la que tenía escritos mis primeros poema. La hojeó y me invitó a su domicilio, citándome para el lunes siguiente [era viernes]. Fui a la cita puntualmente, y su señora me hizo pasar a su despacho. Al poco rato entró él, me saludó y se sentó frente a mí con el “poemario” en la mano.
    -¿Qué quieres que te diga de tus poemas? No me ha gustado ninguno. Pero eres un (no recuerdo si me dijo “auténtico” o “verdadero”) poeta, y me explicó por qué: “Tienes imaginación y sentimientos, que casi nadie tiene. Ahora bien, tienes que estudiar mucho y practicar más. Sí. Tú puedes…, si haces lo que te digo”.
    A continuación nos levantamos y me acompañó a la puerta de la escalera, diciéndome: “Aquí tienes un amigo”.
    He seguido escribiendo, sobre todo sonetos, romances heroicos, populares, letrillas, liras, coplas, fábulas, etcétera. No tengo mucho, porque tampoco estoy seguro de su calidad literaria. Lo que he aprendido ha sido a considerar lo difícil que es escribir preceptiva; y la dificultad estriba en tres cosas: el acento, la métrica y la rima; y hacer que coincidan para que se dé la musicalidad requerida a cada estrofa. Por eso no me extrañó mucho que me dijera aquello.
    En fin… Es la primera vez, desde entonces, que refiero esa anécdota. Y porque he leído, aquí, hace unos momentos, vuestra recomendación con respecto a este autor, que fue académico de número de la RAE.

    Claudio Valderrama

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Web

Dejanos tu comentario

 

Uso de cookies

En el presente sitio Web utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia durante tu navegación. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información acerca de nuestra Política de Cookies aquí.plugin cookies

ACEPTAR