Le corresponde a José María de Pereda (1833-1906) un papel peculiar como principal representante -en cierta medida, único- e impulsor de ciertas modalidades en la ficción narrativa decimonónica: la novela costumbrista y la novela regional; modalidades hoy poco estimadas, pero que en su tiempo obtuvieron amplio reconocimiento, hasta el punto de hacer de nuestro autor uno de los novelistas preferidos entonces por el público lector (español y extranjero), además de muy apreciado y favorablemente juzgado por la crítica coetánea. Los cambios sociales, de costumbres, pensamiento, estética, gusto literario, etc., producidos en los casi cien años transcurridos desde su muerte han rebajado mucho aquel aprecio, aunque no hayan arrinconado del todo su obra. Visita las cartas enviadas a Marcelino Menéndez Pelayo.

Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Live
  • MSN Reporter
  • Ping.fm

Comentarios

Nombre (required)

Email (required)

Web

Dejanos tu comentario

Uso de cookies

En el presente sitio Web utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia durante tu navegación. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información acerca de nuestra Política de Cookies aquí.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies