Biblioteca Otras noticias

El escritor mexicano Carlos Fuentes falleció ayer, a los 83 años, en Ciudad de México, un día después de su designación como doctor Honoris Causa por la Universidad de las Islas Baleares en reconocimiento a la calidad y extensión de su obra.

El Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana será escenario a partir del mediodía de hoy de un merecido homenaje al autor, distinción que se otorga exclusivamente a destacados personajes del ámbito cultural del país. Morgana Vargas Llosa, en nombre de su padre, el Premio Nobel Mario Vargas Llosa, presidente de nuestra Fundación, escribió sobre Fuentes en su cuenta de Twitter: “Fuimos amigos todo este tiempo sin que nada, nunca, empobreciera esa amistad. Deja una obra enorme que es un testimonio elocuente de todos los grandes problemas políticos y realidades culturales de nuestro tiempo”.

Hijo de padres diplomáticos, Carlos Fuentes nació en Panamá, en 1928. Publicó su primer libro, Los días enmascarados, en 1954 y, un año después, junto a Emmanuel Carballo y Octavio Paz, fundó la mítica Revista Mexicana de Literatura. Dos de sus más célebres novelas, La región más transparente (1959) y La muerte de Artemio Cruz (1962), lo situaron como uno de los protagonistas de llamado boom de la novela latinoamericana. A esos títulos siguieron, entre otros, Zona sagrada y Cambio de piel (ambos libros de 1967), Gringo viejo (1985) o Cristóbal Nonato (1987). Entre los las distinciones y reconocimientos que ha recibido destacan el Premio Nacional de Literatura de México, el Premio Rómulo Gallegos, el Premio Alfonso Reyes, el Premio Cervantes, el Premio Menéndez Pelayo, la Legión de Honor francesa, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, el I Premio a la Latinidad (concedido por las Academias francesa y brasileña de la Lengua en 1999) y la Medalla de Honor Belisario Domínguez, que concede el Congreso de su país).

Graduado en Derecho en la Universidad Autónoma de México y en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra (Suiza), Carlos Fuentes fue delegado de su país ante los organismos internacionales con sede en Ginebra, en el Centro de Información de la ONU en México, en la Dirección de Difusion Cultural de la UNAM y en la Secretaría de Relaciones Exteriores. Fue embajador de México en Francia (de 1972 a 1976) y jefe de la Delegación de México en la reunión del grupo de los 19 países en desarrollo participantes en la Conferencia sobre Cooperación Económica Internacional.

Compártelo:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Live
  • MSN Reporter
  • Ping.fm

Comentarios

3 comentarios

  1. LAYOTTE ORDONEZ on mayo 16, 2012 17:51

    La obra de Carlos fue de verdad muy importante, sobre todo sus trabajos acerca de la revolucion mexicana. Este escritor tiene una importancia enorme dentro de la cultura latinoamericana.

  2. LAYOTTE ORDONEZ on mayo 16, 2012 17:52

    Es verdad que su obra es impresionante y no podemos olvidar sus trabajos acerca de la revolucion mexicana. Toda su obra merece mucho respeto.

  3. Felipe J. de la Torre G. on mayo 16, 2012 21:20

    Es una pérdida para las letras y la cultura mexicana e internacional. Confiemos en que BVMC instituya el portal correspondiente.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Web

Dejanos tu comentario

 

Uso de cookies

En el presente sitio Web utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia durante tu navegación. Puedes cambiar la configuración de tus cookies en cualquier momento. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información acerca de nuestra Política de Cookies aquí.plugin cookies

ACEPTAR